Bajo el signo de abril,

con la piel a la intemperie

Escribo

Escribo porque es catártico, psicodrenante, disentérico, emético, liberador y sanador, me permite “mirar”. Lo terrenal está todo aquí y se “ve”…

Yo quiero “La Mira”

- La mujer de abril -

viernes, 25 de enero de 2013

Viaje a los lugares del Sepia



Con una gota que caía una tras otra sobre el metal en el fondo de un pozo, propiciando la herrumbre, haciendo crecer paulatinamente el moho verde- arcilloso y el olor ferroso oxidado flotando en el ambiente - insinuándose en mi nariz, embriagándome los cornetes - comenzó mi viaje nostálgico a los lugares del sepia, con la tierra temblando bajo mis pies.



Conocido el viento frío y seco propio de esos lugares, mi natural aversión por el no se hizo esperar, mas cuando golpeando desde afuera, intentaba abrir de par en par las puertas y ventanas de mi alma hasta finalmente abrirlas; lacerándome el pecho y al propio frío interior habitante de mis tuétanos; y ambos - el invasor y el propio - en microespasmos de escalofríos me recorrieran la piel. 


Progresivamente se fue helando mi conciencia y mis pies comenzaron a vagar por caminos, calles y plazas llenas de hojas de otoño. Para ese entonces yo ya era un pájaro con una que otra pluma al viento.

  



Rostros envueltos en túnicas marrón, ojos velados y murmuraciones inentendibles, iban y venían, acompañándome buena parte del camino, me paraban en las plazas, me susurraban en los callejones, sobre las ramas, a la orilla de los lagos;  contándome  cosas que debía saber y ciertamente me dijeron.
  
 
  

Bastará con rescatar una a una las palabras en el olvido para reconocer sus significados.





Rios, mares, puentes, árboles, callejones y veredas eran una borrosa pintura oropel; parecía como si Van Gogh aguardara en cada esquina del camino con su paleta de amarillos mostaza gastados, para pintarlo todo antes de mi paso...


Y Amarillo como el sol de los venados se anunciaron  y guardaron cada dia, todos los días que duró el viaje.

  

El viento se batía entre mis pleuras secas y crujientes evocando el sonido de un  arrugado papel celofán, mis pulmones eran  fuelles destartalados y anacrónicos; mi andar entre uno que otro vuelo y salto de rama al suelo, iba en tacones que transitaban sobre portadas de libros viejos y mis piernas, patas de mesa cansadas de sostener las mismas tertulias de los mismos comensales de siempre. 



Deambulé sin dirección, intención ni destino, solo se que caminé largos caminos sin importarme adónde me llevaban llenos de  gente siempre saliéndome al paso.




































Al final del viaje se presentó ante mi un anciano a quien el tiempo le debía la edad, con un parecido físico a Antonio Gala, trajeado de chaquetita ajustada de cirujano y en la mano un roído maletín de disección, repleto de cartogramas antiguos que me invitó a sentarnos bajo la 




sombra de un roble.

 



Ahí, sacó del maletín un mapa muy grande de la tierra- obsequio de Copérnico - y un compás gigante de plata, que apoyó sobre éste, extendiendolo entre los dos abrió el compás y mirandome fijamente a los ojos, dijo: - Procedamos a hacerle un electrocardiograma, luego de lo cual lentamente la tierra comenzó a recuperar su pulso terráqueo
Reestablecido el latido me sonrió diciéndome:

-Vete ya!



Me despedí de aquellos lugares desteñidos, desleídos como acuarelas desgastadas, sin ser ruinosos; intactos, detenidos en el tiempo; y de los rostros de la gente que a pesar de ser  nostálgicos, sonreían, haciéndome entender que el pasado siempre está allí en nuestra valija de viajero, acompañando; que es parte del equipaje pero que hay que aligerarlo no recordándolo mas; agradeciendo la sonrisa con la que nos despide para que continuemos con alegría el camino por venir




Emilia
25/01/2013 


(Todas las ilustraciones fueron tomadas del blog EN LA PEQUEÑA CASA DE LA NOCHE, de la artista y licenciada en Bellas Artes Tatiana Peña Arias: http://www.nefertitis7777.blogspot.com/ )
 

jueves, 24 de enero de 2013

¿Qué tiene Emilia ?... Andrés Hermoso.




Gracias a mi querido amigo Andrés Hermoso González por esta dedicatoria








Emilia tiene la mirada de todo lo humano             

-lo virtuoso y  lo aquilatado por la ciencia-

Proclamó siempre que el amor no es vano

Sino un sueño de dragones  la conciencia


Y nada de escaparse: firme en su conjuro

sin imaginar siquiera con aflojar su mano

por ese algo suyo que es profundo y puro

Emilia tiene la mirada de todo lo humano


Escribe con alas que son aire y son lodo

ora en el sueño y de pecados clemencia pide

Y reza por todo de cualquier modo

-lo virtuoso y lo aquilatado por la ciencia-


Nada de este universo puede doblegarla

¿ el rostro de la derrota parecerle ufano ?

hasta  esa noche que intentara lastimarla

Proclamó siempre que el amor no es vano


El planeta a veces parece un fiero cuento

un laberinto trastornado por la ausencia

pero Emilia no transluce que sea cruento

Sino un sueño de dragones  la conciencia



(Para mi querida amiga y poeta Emilia Lee, enero 23 de 2013, Andrés Hermoso González)

miércoles, 23 de enero de 2013

Alma de cantaora...Amparo Sánchez

Soy el poder dentro de mí
Soy el amor del sol y la tierra
Soy gran espíritu y soy eterna
Mi vida esta llena de amor y alegría
 

Y cuando lo cantas muchas veces, pues, mira, te la crees

-Yo creo que lo mejor es no tener miedo,
no tener miedo-

Soy mañana, soy Aurora
Soy la luz, soy la sombra
El presente, el ahora
Alma de cantaora
Alma de cantaora
 

-Hablar del despertar femenino-

Soy la tierra soy el cielo
Soyla luna en un espejo
Soy chamana, sanadora
Alma de cantaora
Alma de cantaora
 

-El poder es dentro de nosotros-

Y cantaré mientras me quede voz
No dejaré un rincón sin mi canción
Y cantaré como una bendición
La libertad de ser lo que soy

Soy la lluvia soy el trueno
Soy la Madre, rayo y fuego
Soy hermana luchadora
Alma de cantaora
Alma de cantaora
Alma de cantaora

Soy chamana, sanadora
El presente, el Ahora
Soy mañana, soy Aurora
Alma de cantaora

Lelere lo le, lelere lo la
Alma de cantaora

Lelere lo le, lelere lo la
Alma de cantaora

-Hablar del despertar femenino
por miles y miles de años la mujer era considerada
igualito que el hombre
y mientras que la mujer fue tomada así en cuenta
nunca se envenenó la tierra, nunca, por miles y miles de años-

Y cantaré mientras me quede voz
No dejaré un rincón sin mi canción
Y cantaré como una bendición
La libertad de ser lo que soy
 

-Yo creo que lo mejor es no tener miedo-

Lelere lo le, lelere lo la
Alma de cantaora
 

-El poder es dentro de nosotros

El despertar femenino

Por miles y miles de años

Realizarse con amor-


martes, 22 de enero de 2013

Sabes a muerte…

Di un paso al frente y caí al vacío en pedazos, con los brazos abiertos, viendo como la gravedad aproximaba la tierra a mi cuerpo; entre las piedras, mi cabeza rebotó como una pompa de jabón y el resto de mi cuerpo con ella.

Sobre la arena, desparramados, quedaron finalmente mis trozos a la orilla del mar. No hubo dolor, ni  pesar, mucho menos arrepentimiento

Un  rayo de sol acudió de inmediato a mi llegada, y con él, el abrazo de las olas, organizándome de nuevo, quedando dispuesta de costado: Hermosa, grácil, intacta, con la mirada amplia, inmensa, fija en el horizonte, mientras la marea se desbordaba a borbotones por mi nariz; tibia, cálida, vivificante; proveniente de mis venas, evocando el estallido de miles de burbujas en mis oídos.
- Que dulce eres vida, - me dije, ajustando la visión mientras saboreaba la sal en mis labios y ordenaba dentro de mi boca los dientes; quitando las caracolas que ocupaban su lugar. 
Me acariciaba el viento, el mismo que como un zumbido segundos antes me atravesó la frente, gélido e hiriente, mostrándome el vértigo taladrando mis pupilas. De mi pecho abierto escapaban pájaros y estrellas y un arcoíris en las crines de un Pegaso dragón, que unió mi corazón con el cielo.

Mis cabellos se prolongaron como algas y juntándose a mis dedos se incrustaron en la arena, mi respiración giraba en círculos dentro de un caracol gigante debajo de mi ombligo, sonando nostálgica como un viejo bandoneón.

Quieta, muy quieta me dije una vez más:

- Que dulce eres vida, tan dulce, que sabes a muerte.





sábado, 12 de enero de 2013

Primavera!

En la gota de rocío,

verde, esbelta, en tu largo talle

adornada en nervaduras

con pistilos de corona

miel y polen tu aroma,

amarillo tu vestido de hilos de sol reciente,

con guirnaldas de alborada

de alelíes y cundiamores

y en el pecho una estrella

que la Luna te ha colgado al amanecer



 te he descubierto Primavera!



#Lamujerdeabril




La primavera "arribando" a la hoja del almendron margariteño/ Foto Emilia Lee





domingo, 6 de enero de 2013

6 de enero: La visita de Los Tres Reyes Magos….





Según la religión católica -bajo cuyos preceptos crecí sin obsecuencia ninguna - cada 6 de enero el mundo cristiano- católico celebra la visita de los Reyes Magos al recién nacido en Belén, el niño Dios o Jesús, hijo de Maria y José, concebido por la “Gracia divina” … el Salvador del Mundo; mundo que 33 años luego lo despidió a palos con  látigos embebidos en vinagre, colgándolo en una cruz – mayor salvajismo!!!, un breve tránsito de niño Dios a Cristo, destino final que nunca entendí e imagen con la que hasta hoy no simpatizo, cosas del mundo cristiano, de cristo, cruz y cristianismo….





Bien, no escribo por Jesús, sino por los “Reyes”, y mas que por su cualidad de realeza, escribo por la que si ha signado mi vida entera: La magia y el deseo de vivenciarla





Recuerdo a Papá cada 6 de enero con sus cuentos sobre la visita, en esta fecha siempre estábamos en Maracay, en casa de mi abuela Mercedes, por los días festivos de navidad.





Resulta que los regalos que recibíamos en navidad eran obsequios dados  a la medianoche del 24 de diciembre, conmemorando el nacimiento del niño Dios, y nosotros como los niños de la casa, así los recibíamos… por tanto no había regalos de los Reyes. Papá contaba que cuando sus hermanos eran pequeños, los regalos llegaban con su visita, así que la magia ocurría el 6 de enero; y él como hijo mayor, era quien se encargaba de preparar en el jardín una especie de estación de recibimiento para los mismos, dejando algunos alimentos para los Reyes y para los camellos unos baldes con agua.

Entrada la medianoche todos se acostaban a dormir, momento en que entraba Papá en acción a “hacer la magia” para los mas pequeños; traía algunos restos de bosta de vaca del corral  y los regaba cerca de los baldes con agua, los cuales vaciaba y en la tierra hacía unas marcas de pisadas sugestivas de camellos, los alimentos los retiraba, por supuesto,  los Reyes satisfechos partirían dejando los regalos, y al amanecer podían constatarse “las evidencias”.





El cuento en la 2da generación, quien mas lo disfrutó fui  yo, y aún a pesar del paso de los años adoro ese y todos los cuentos de camino iluminados con esa nota de luz y color que regala la magia, el milagro de soñar y acceder a ese mundo paralelo de duendes y hadas que siempre busco, con el cual me conecto.





Bienvenida una vez mas la magia este dia de magos y no de reyes, los reyes son para otro cuento, para otra perspectiva, para otra manera de vivir…







Yo sigo en esta orilla…



♪♫ Los tres reyes magos vienen del oriente



con sus taparitas llenas de aguardiente… ♫♪♫


Emilia,
6 de enero de 2013.


jueves, 3 de enero de 2013

Señora Luna...

Luna en alineacion planetaria con Venus y Jupiter (6/12/2012)

Los recuerdos se murieron....
El mañana es un sueño que se preña de promesas hoy; y no creo en las promesas; 

entonces el mañana no existe.....
mientras tanto.... sucedo....ocurro....acontezco, 
sin segundero ni minutero, ni mucho menos hora marcada, 
"ELIGIENDO" un presente continuo 
y de tic tac mi corazón.

Emilia

miércoles, 2 de enero de 2013

Resonancia



Tus palabras resuenan en mi alma
y ahora soy el cuero de tu voz

Emilia

Gota y beso....






Cada gota de mar

que cae del cielo

vuelve al cielo hecha

nube de terredad.

Cada beso de amante

hecho suspiro

vuelve a la boca

hecho deseo de labios

… sin saciedad.





Emilia

2/1/2013