Volando hacia el Sol

para ofrendarle mis alas,
...Mientras busco la sal de la Vida

Escribo

Escribo porque es catártico, psicodrenante, disentérico, emético, liberador y sanador, me permite “mirar”. Lo terrenal está todo aquí y se “ve”…

Yo quiero “La Mira”

viernes, 4 de septiembre de 2015

De vuelta a casa


Hace un año que te fuiste y yo recién vuelvo a casa,Papá

Un año ya que no andas por estas calles, un instante o una eternidad tal vez; según los lentes con que se vea, de un tiempo lineal, tridimensional o tal vez inexistente; una paradoja, pues el tiempo no puede palparse, pero si pueden verse sus huellas al pasar. Tal vez nunca sepamos realmente de que se trata, pero todos coincidimos en llamarlo tiempo, al menos eso es lo que nos han contado. 

Sea una cosa u otra, un misterio no develado; tal vez porque así debe y tiene que ser

Este año que transcurrió estuve de viaje al tiempo pasado, a mi pasado más remoto, que es decir, el de mi infancia. Este año no estuve aquí; me fui a buscarte a mi pasado, pues en ese lugar es en donde estarás siempre; este año que pasó estuve ausente del tiempo presente, me fui con una maleta vacía, pretendiendo traer muchas cosas, pero finalmente estoy de vuelta sin maleta siquiera; entendí que debí también dejarla allá.

Emociones intensas me ataron de manos y pies, velaron mis ojos, desconectaron mi mente; mi audición auscultó el silencio, en cuyo fondo el vacío talló mis tímpanos hasta ensordecer mi alma.

El corazón quedó al mando hasta henchirse de lágrimas y ahogarse, para luego, tocado el fondo, amanecer el dia de hoy en esta orilla de playa.

Tu partida la vivencié detrás de una vitrina, dentro de una caja de cristal; mirando escondida detrás de la puerta como te alejabas; la única manera que hallé para que todo pareciera ajeno a mí, para asirme a la idea de que todo aquello no era conmigo. Error

Nos domestican con una idea tan absurda de la muerte; nos han condicionado a ser una cultura de muerte, no de vida. De apego no de amor. De éxito, con el error y la frustración como tabú. De competencia no de compartir. Egoicos, enredados en nudos umbilicales.

Ha sido alquimia, este año Papá, un viaje al fondo del mortero. ¡El dolor es tan hermoso!

Es increíble estar de vuelta sin maletas ni souvenirs.

Balancearme en el columpio, pasear por cada rincón, escuchar nuevamente palabras y frases, mirar sonrisas, sentir besos y abrazos, leer cuentos, escuchar música juntos, acatar regaños, dejar cada cosa en su lugar, todo limpio, sin polvo, regar las matas, cerrar la puerta pero sin pasarle llave (no hay por qué) y partir de regreso, agradeciendo cada instante recordado.

Tu recuerdo debe ser eso Papá, recordarte como la impronta determinante de mi presente sin nostalgia, sin dolor. Tu amor ahora me rodea toda y abraza sin brazos, me mira sin ojos, me ama sin tiempo ni espacio. ¡Qué fortuna sentirlo!

Gracias por el amor y la mayéutica Emiliano y Raquel

Estoy de vuelta al presente sin las maletas que tampoco necesitaré en el futuro.


Te amo.

Emilia


Con mi Papá (1966)